Cómo saber el sexo de un gato

Puedes pensar que saber el sexo de un gato es tan sencillo como levantar sus patas y ver lo que oculta entre sus patas.

Aunque resulte surrealista, más de uno estuvo en la situación de llevarse un felino bebé adoptado, esperar semanas de crecimiento buscando alguna señal, para aún no saber si se trata de una hembra o un macho. Especialmente en su etapa más tierna, es más difícil distinguirles el sexo.

Revisarles físicamente sus partes intimas no es tan fácil. Si tienes claro qué debes examinar exactamente, podrías reconocer un macho o una hembra fácilmente.

Ten presente la condición de los gatos recién nacidos: aguarda un par de semanas para determinar el sexo. Sus genitales aún no estarán maduros, sino hasta pasado un tiempo.

Como saber el sexo de un gato
Cómo saber el sexo de un gato

Están las personas hábiles a la hora de distinguir las partes íntimas de su gato. Sin embargo, están quiénes no notan ninguna, decidiendo al azar hasta que los genitales son quienes contradicen su decisión. No necesitas acudir a un veterinario, que seguramente cobrará una consulta normal, para saber qué sexo tiene tu gato.

Puedes averiguarlo en casa, con el cuidado necesario. Iniciaremos este tutorial por los gatos bebés, siendo los mas difíciles de determinar su sexo. Saldrás de aquí con la duda de cómo saber el sexo de un gato resuelta.

¿Cómo distinguir el sexo de los gatos bebés?

Estos trucos son aplicables un par de días después del nacimiento del pequeño. Antes de llegar a las 3 semanas de nacido, los gatos aún tienen sus partes íntimas imposibles de distinguir.

Al revisar a tu gato, no te asustes. Las hembras suelen parecerse a los machos, debido al tardío desarrollo de sus genitales. La cuenta inicia transcurridos los 21 días con vida, donde las diferencias entre uno y otro son más notables.

Es común equivocarse, su desarrollo podría tomar algo más de tiempo antes de poder tomar una decisión determinante.

Cuando desees indagar para conocer su sexo, levanta la cola y realiza un buen escaneo visual en caso de no tener nada a simple vista.

Debes localizar el orificio del ano, ubicado de inmediato al levantar la cola. Prosigue con su orificio urinario. El dilema aparece ante lo similares de machos y hembras por falta de partes, aún sin aparecer por desarrollo lento.

Los gatos machos, de tan corta edad, carecen de pene junto a testículos, al menos hasta tener una edad avanzada. Para distinguirles, debes notar la distancia entre un orificio y otro, cerca de 2 o 3 centímetros.

Cuando resulta ser gatita, notarás los orificios urinario y ano muy juntos. Al cumplir cerca de 2 meses de edad, los testículos en machos serán notables. No tendrás cómo equivocarte al revisar si es macho o hembra.

Consejos para saber si un gato es macho o hembra

A pesar de descartar varios aspectos notables de su comportamiento, aún tienes la posibilidad de ver otros para saber el sexo de tu gato. Mira su pelaje y detalla su anatomía, serán los consejos más fáciles para descubrirlo.

Como saber el sexo de un gato
Cómo saber el sexo de un gato

1. Revisa cada aspecto de la anatomía del gato

Las partes íntimas no son el único lugar que puedes revisar de tu gato. Luego de mirar su comportamiento buscando algo distintivo, ve directo por signos más a la vista.

Detalla el cuerpo del felino, desde tamaño hasta peso. Considera las razas de gatos, donde todos se distinguen por lo común: el macho es más ancho y pesado, por ende mayor en tamaño que la gata.

De apariencia más estilizada en cuerpo y más ligeras en peso, las gatas se distinguen de los machos por aparentar ser mas dóciles.

Portan un sistema muscular sin desarrollo máximo, manteniéndolas en una figura particular por su sexo. Es decir, las gatas definitivamente no deberían ser tan robustas como los machos pueden serlo más comúnmente.

A vista tan simple no podrás distinguirlo, pero expertos en animales o veterinarios sí podrían verlo. Descifrar el sexo del gato puede ser sencillo por su hocico. Las hembras y los machos no tienen hocicos idénticos, aunque sus rostros sí puedan serlo.

2. Color del pelaje del gato

No es un mito, sí puedes saber el sexo de un gato mediante el color de su pelaje. Tan determinante como sus partes íntimas, solo debes prestar atención a qué ves exactamente en tu gato (siempre que no sea en totalidad de un color). Gatos machos portan un límite de 2 colores, mientras las hembras tienen la opción de lucir hasta 3 colores.

No obstante, está la excepción de 1 entre 10 gatos machos de 3 colores. Es extraño su nacimiento, pero no imposible, conocido como síndrome Klinefelter.

Los gatos macho de 3 colores, aunque con un pelaje muy bonito, un porcentaje mayor porta la esterilidad desde su llegada al mundo. Existe la posibilidad, muy improbable, de que un gato tricolor no sea estéril.

¿Cómo revisar si un gato es macho o hembra de forma adecuada?

Indagar en sus partes íntimas no debe ser tomado a la ligera. Recuerda lo sensibles y ariscos que suelen ser la mayoría de gatos, ahórrate un accidente innecesario por abusar de su confianza.

Una parte importante, es recordar portar un par de guantes fabricados en látex para tocarle la zona, previniendo contaminación tanto tuya como del animal.

Todos los gatos son susceptibles al frío. Debes buscar un lugar de la casa o cualquier otro sitio, donde el felino se sienta cómodo y caliente.

La temperatura agradable facilitará las cosas para ambos. No suele gustarles los toques en su cola o personas inspeccionando su sexo, una razón más para conseguir su comodidad.

Un truco para lograr apartar la cola por sí sola, es acariciar la base. Provocará cosquillas y el propio gato será quien la levante, dejando libre el área por ver. Ten paciencia, háblale, dale caricias con mimos para relajarlo.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.