Cómo saber si tu gato está enfermo

[adinserter block=»1″]

Los gatos son animales entrañables y cariñosos, pero suele ser difícil distinguir sus emociones a través del rostro, especialmente cuando están enfermos y con dolor. Para los dueños de mascotas, esto tiene la desventaja de que a menudo solo notan muy tarde cuando algo falta en su compañero de habitación animal.

Como saber si tu gato está enfermo
Cómo saber si tu gato está enfermo

Sin embargo, es importante reconocer lo antes posible cuando un gato no está bien para poder ayudarlo. En el peor de los casos, supuestamente pequeños cambios de comportamiento pueden ser el resultado de una enfermedad grave.

Los siguientes síntomas pueden indicar que su gato tiene dolor, se siente incómodo, estresado o enfermo:

«Accidentes» fuera de la caja de arena

Si el gato hace su trabajo fuera de la caja de arena, una infección del tracto urinario podría ser la razón. Esto es relativamente común en los gatos, pero de ninguna manera debe tomarse a la ligera.

Las infecciones de la vejiga pueden convertirse rápidamente en una amenaza para la vida si la uretra se bloquea. Los gatos que no pueden orinar son pacientes de emergencia, ya que la acumulación de orina puede provocar insuficiencia renal o estallido de la vejiga.

[adinserter block=»7″]

Si se descarta una infección del tracto urinario, podría deberse a que a tu gato no le gusta la caja de arena. Puede que esté demasiado sucia o que no le guste la arena. Intenta cambiar primero la arena sanitaria y limpiar el arenero con más frecuencia.

También, puedes ofrecer otras opciones de baño que puedes instalar en diferentes lugares de tu vivienda.

¿Está la caja de arena junto a una lavadora ruidosa, en el sótano o en el garaje? Algunos gatos prefieren las cajas cerradas en la parte superior, otros prefieren que estén abiertas.

Probar es la clave, para ver qué funciona mejor para humanos y animales.

Pérdida de apetito

Como saber si tu gato está enfermo
Como saber si tu gato está enfermo

Si tu gato tiene menos apetito de lo habitual o no come nada en absoluto, es probable que esté estresado o enfermo. La pérdida del apetito puede deberse a varias razones, a veces graves.

No esperes, programa una cita con tu veterinario de confianza lo antes posible. El ayuno durante días puede ser peligroso, especialmente para los gatos mayores.

La enfermedad renal o la inflamación de las encías puede ser la causa, que debe investigarse y tratarse lo antes posible. Los signos de inflamación de los dientes también pueden ser mal aliento y aumento de la salivación.

[adinserter block=»6″]

Soledad y sin ganas de jugar

Los gatos son animales muy independientes, pero a menudo disfrutan del contacto con humanos, otros gatos u otros amigos de cuatro patas que viven en el hogar. Si un gato se esconde o pasa mucho tiempo solo, puede ser una señal grave de estrés, enfermedad o dolor.

También, en este caso, se debe realizar un examen veterinario inmediatamente para descubrir el motivo del cambio de comportamiento lo antes posible.

Los gatos necesitan actividad física y mental para aliviar el estrés. Por lo tanto, es muy importante que te ocupes lo suficiente con tu amigo animal. Jugar juntos conecta a las personas y ayuda a mantenerse saludables.

Limpieza excesiva o nula

Como saber si tu gato está enfermo
Como saber si tu gato está enfermo

Los gatos sanos se acicalan con frecuencia y en profundidad. Sin embargo, si el ritual de limpieza aumenta repentinamente o disminuye notablemente, se recomienda precaución. Lamer el pelaje con frecuencia puede indicar una lesión, alergia u otro problema de salud.

Si el gato también se rasca y generalmente parece inquieto, esto puede ser un indicio de una infestación de parásitos (por ejemplo, pulgas o ácaros). Sin embargo, la limpieza permanente también ocurre como una forma de trastorno del comportamiento (alopecia por filtración psicógena).

El gato no se limpia

Si tu compañero no se limpia lo suficiente, también puede ser un indicio de una enfermedad.

[adinserter block=»7″]

Las razones de un pelaje opaco y desgreñado también pueden ser la falta de nutrientes, el dolor, la infestación de parásitos o enfermedades de los órganos.

Comportamiento agresivo

Si tu gato, que antes era tranquilo y amistoso, de repente se vuelve irritable y agresivo con las personas u otros animales, la causa podría ser una enfermedad o lesión dolorosa.

Acude al veterinario: una vez que se hayan descartado todas las causas médicas, se debe considerar qué puede haber cambiado en el entorno del gato y qué está causando estrés en el gato.

¿Te has mudado?¿Hay una nueva persona o animal en casa? ¿Hay fuegos artificiales u otros ruidos muy fuertes? Incluso los cambios supuestamente pequeños pueden desencadenar el estrés en los gatos y deben tenerse en cuenta para que tu masco se vuelva a sentir bien.

[adinserter block=»5″]

Letargo y apatía

Si tu gato se ve aletargado, agotado y es más apático de lo habitual, puede ser un indicio de una enfermedad. Es posible que tenga una intolerancia alimentaria y esté atormentada por dolor de estómago.

Los síntomas de intoxicación, por ejemplo, si su gato ha ingerido una planta o comida venenosa, también pueden provocar un comportamiento apático.

Básicamente, puede haber muchas razones para estar exhausto. Si jugar y atraer con golosinas no ayuda y la apatía persiste, consulta a un veterinario lo antes posible para un examen más exhaustivo.

Anormalidades físicas

Como saber si tu gato está enfermo
Como saber si tu gato está enfermo

¿Tu gato cojea, tiene problemas para saltar, se tambalea repentinamente, no quiere moverse en absoluto, mantiene la cabeza baja permanentemente o su cola se mueve cada vez más? Estos podrían ser signos de que tu gato no está bien.

Las razones pueden ser variadas, es posible que se haya lesionado, haya desarrollado síntomas relacionados con la edad, como artritis u otros problemas.

También, debes estar atento si tu gato de repente parece desorientado, ya no puede encontrar su camino, choca contra los muebles con la cabeza hacia abajo, se cae de una posición más alta o está lo más nivelado posible.

Esto puede ser un indicio de ceguera, por ejemplo, debido a la presión arterial alta persistente, pero también de demencia en los gatos.

[adinserter block=»1″]
Compartir Artículo

Deja un comentario