¿Cómo saber si una veladora está funcionando?

¿Cuántas veces te lo has preguntado? Quieres pedir un fuerte deseo, sigues todos los pasos que te indican de forma cuidadosa. Te quedas observando la vela. Vas, vienes, y vuelves a observarla.

Cuanta más energía damos al “objeto” deseado más fuerte es nuestra duda: ¿Cómo se si la veladora está funcionando?

Seguro que estás en esta situación. Si sigues leyendo verás que resolveremos esta duda y otras igualmente importantes ¡Sigamos!

Vela encendida

¿Por qué se mueve mucho una vela mientras está funcionando?

El movimiento de la llama no tiene por qué ser malo. Cuando la llama baila de forma armónica y parpadea suave, nos habla de una vibración positiva. De un cambio que acompaña, que se deja llevar. En este caso, aquella situación o persona por la que estamos pidiendo recibe de forma favorable nuestra energía.

En caso de que el movimiento implique cambios en el tamaño de la llama, y notemos que su movimiento es más desorganizado y brusco, el mensaje es otro. Aquí se percibe un rechazo, una resistencia al cambio. Confusión interna de la persona, altibajos, inestabilidad. La energía que queremos enviar choca contra la negativa de la persona o situación que nos importa.

Formas de las velas cuando se consumen

Cuando observamos las formas de la vela mientras se consume, hay varias características que nos dan señales y que tenemos que considerar: su tamaño; cómo se está quemando; el color, intensidad y movimiento de la llama; lo que desborda o si se concentra hacia adentro.

Formas de velas derretidas

La vela se consume hacia adentro

Que la vela se consuma hacia dentro no es bueno. Significa que muy cerca hay rondando energía negativa con fuerza.

La vela se consume solo por el centro

Tanto si la vela se consume solo por el centro, como si se apaga antes de consumirse toda, o bien, se abre por un lado, significa que el trabajo no va a completarse. Que una parte de la vela se queme y otra se quede sin quemar, nos da a entender que el trabajo quedará a medias. Por eso, tendremos que repetirlo.

¿Cómo leer las velas cuando se terminan?

Quienes confiamos en la energía de las velas sabemos que lo que queda de ellas, al finalizar el trabajo, dice mucho. El inmenso significado que encierran está siempre en relación a lo que hemos pedido.

Vayamos a ello:

  • Si ha quedado una inclinación de la vela hacia atrás o hacia la izquierda, nos está hablando del pasado. Tanto de personas como sucesos.

  • Si la inclinación es hacia la derecha o hacia adelante, el mensaje se orienta y representa el futuro, a partir del momento en que estamos.

  • La formación de agujas o lágrimas no es un buen presagio, porque puede indicar desafíos importantes en nuestra vida. Obstáculos que provoquen llanto. Si la vela se consume del todo significa que se resolverá positivamente. Todo está en la forma en que sientas y vivas esa etapa. En cambio, si no se consume del todo es que las vivencias estarán más cargadas de emociones negativas. Todo está en que busques nuevas salidas.

  • En muchas ocasiones los mensajes vienen a modo de formas, algunas veces más claras, más específicas, enfrentadas entre sí… Las interpretaciones en estos casos son más complicadas. Tienes que observarlo desde varios lados para entenderlo.

  • También es muy buen presagio la forma en que queda el pabilo al acabar de quemar. Si no deja restos, queda limpio es muy buen mensaje. Al contrario, cuanta más suciedad quede nos habla de mayor resistencia y desafíos importantes.

Un mundo de magia

El mundo místico de las velas es tan antiguo como atractivo. Las velas son el vehículo mágico para nuestros deseos, pedidos y la recepción de mensajes.

Siempre que confíes en su poder conseguirás buenos resultados.

¿Has experimentado alguna vez con algún hechizo, ritual o protección?

Cuéntame tu experiencia, te leo en comentarios.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.