¿Cómo saber si una página web es segura?

En muchas ocasiones navegamos por la red y llegamos a algunas páginas web que son sospechosas, por lo que dudamos de si es mejor cerrar la pestaña o seguir en ella. A veces es bien sencillo reconocer estos problemas, por la estructura o el contenido que vemos, pero en otras ocasiones puede darnos más de un susto en nuestro dispositivo.

En internet encontramos todo tipo de información y plataformas, y pasamos un buen porcentaje de nuestro tiempo entre sus redes. Debemos asegurarnos de que, cuando visitamos sites como un bingo online o similares, plataformas de pago o material sensible; estemos en una página del todo segura. Solo así evitaremos ataques de malware que pueden infectar nuestro ordenador y controlar nuestra información.

6 Consejos para determinar la seguridad de una web

Fijarnos en el certificado HTTPS

Este es el primer paso que debemos dar a la hora de cerciorarnos de que una web sea segura o no. Los navegadores actuales nos indican cuando una web es HTTPS o HTTP, algo que nos indica si está correctamente cifrada.

En caso de ser HTTP y no tener el certificado de cifrado, puede ocurrir que a la hora de rellenar formularios o enviar datos, nuestra información y privacidad queden al descubierto. Esto es especialmente importante cuando navegamos a través de redes inalámbricas públicas, ya que el acceso es menos restrictivo.

Leer bien el nombre del dominio

Ya que estamos en la barra de direcciones, debemos fijarnos también en el nombre del dominio si tenemos dudas. Algunas webs fraudulentas se sirven del pishing para obtener la apariencia de un dominio legal para engañarnos. Que todas las letras del dominio y sus extensiones sean exactamente las oficiales nos evitará más de un susto.

Por ejemplo, si accedemos a una red social o a nuestro banco habitual, asegúrate de estar navegando por la original. El robo de datos tiene una alta incidencia y es mejor echar un vistazo a la URL antes de continuar en el sitio.

Observar la apariencia de la web

Puede parecer algo sin mucha importancia, pero tanto los diseños como los bloques de contenido pueden darnos información de si una web es segura o no. Cuando una página esté inundada de páginas emergentes, publicidad o enlaces sospechosos; ponte en alerta y duda de su seguridad.

Observa bien la página en la que estás y, si es diferente a la que visitas habitualmente, comprueba que todo está en orden.

Conocer la política de privacidad y el “About us

En todas las páginas que visites (o en las fiables, al menos) encontrarás una sección con la política de privacidad que sigue el sitio, que te informará del responsable del manejo de la información y sus datos correspondientes.

También debería tener un espacio en el que cuente “Quiénes somos”, algo que ofrece mucha más confianza para entender que hay alguien detrás de esa página web. Esto no significa que no pueda ser una web falsa, pero sí puede ser un indicativo de que se trata de una página oficial.

Poner a trabajar herramientas de análisis

Dejando de lado ya las indicaciones que puede darnos la propia página web, debemos invitarte a utilizar una herramienta de análisis si tienes alguna duda. Desde los antivirus que todos conocemos hasta otras webs que analizan la seguridad de un sitio, toda ayuda es buena para conocer si hay algún fallo de seguridad, lanza algún virus o es una estafa.

Por esto nunca debemos dejar de lado los antivirus en nuestros dispositivos, así como otras herramientas que nos permitan prevenir las amenazas y ataques durante nuestra navegación.

Acceder a Google en busca de respuestas

Si después de todo esto sigues teniendo dudas sobre la legalidad o seguridad de una página web, pásate por el buscador de Google. Seguro que alguien antes que tú ha visto algún problema o se ha enfrentado a una vulneración de su privacidad, así que encontrarás lo que necesites.

Opiniones, comentarios negativos, la reputación de la web… Todo te servirá para averiguar si una página es justo lo que estábamos buscando o estamos ante un problema de seguridad en la red.

Esperamos que todos estos consejos te sirvan para navegar de forma más segura por la red y, sobre todo, que nunca tengas que enfrentarte a un problema como los malware o la exposición de datos e información privada. Por suerte, internet está cada día un poco más protegido.

Compartir Artículo
Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.