¿Cómo saber si mi Gata está Embarazada?

Los gatos, en general, han formado parte de la vida cotidiana de los seres humanos desde la antigüedad. Sus distintas razas han sido producto de cruces y modificaciones genéticas que han dado paso a una variedad de tamaños y pelaje.

Entre las características que comparten los gatos se encuentran: Su independencia, agilidad y gran desarrollo de los sentidos olfativo, auditivo y visual.

Sintomas de embarazo en una felina

Generalidades sobre los gatos

Aparte de su compañía como mascota, podemos distinguir las siguientes características:

  • Utilizan su propia lengua para bañarse y despegarse la suciedad, ya que ésta es áspera y cuenta con filas de cutículas que le permiten el aseo constante.
  • Eres parte de su familia. Para demostrártelo frotan su cabeza y sus cuerpos contra las personas. Igualmente, te pueden lamer o dar pequeños mordiscos como signo del amor que te tienen.
  • Independientes. Les encanta tener su propio espacio y pasar el tiempo jugando y explorando por toda la casa.
  • Hábiles y curiosos. Su agilidad la demuestran colándose por cualquier lugar por más pequeño que éste sea
  • Grandes cazadores. Cazar forma parte de su naturaleza. Depredan animales pequeños y, a veces cazan por diversión.
  • Demuestran sentimientos. Son capaces de demostrarte sus emociones como la tristeza, el enfado o la felicidad.
  • Aprenden por ensayo y error, motivo por el cual pueden ser educados.
  • Permanecen alerta. Gracias a sus bigotes, detectan cualquier cambio a su alrededor, aun cuando estén tomando una siesta.
  • Poseen visión nocturna. Poseen un enfoque de 200 grados. Además, perciben el color amarillo, verde y azul, aunque no distingan todas sus tonalidades.
  • Gracias a su oído interno, que le permite sincronizar sus pasos, mantienen un equilibrio envidiable.
  • Sociables. Pueden vivir entre su propia especie o con otros animales distintos, sin ningún problema.
  • Fáciles de cuidar. Por lo general, gozan de buena salud, siempre y cuando le proporciones una alimentación de calidad y mantengas sus vacunas al día.
  • Sentido de la audición. Los gatos perciben entre 48 KHz y 85 KHz, por eso, algunas veces, levanta sus orejas prestando atención a algún sonido que tú no pudiste captar.
  • Sueñan. Comprobado científicamente, los gatos son capaces de soñar durante la fase REM (Rapid Eye Movement), es decir, el movimiento rápido de los ojos que se hace posible apreciar a través de los párpados.
  • Buen olfato. Su nariz posee alrededor de 200 millones de células sensibles al olor, por lo tanto, pueden llegar a captar cualquier tipo de aroma.

Síntomas de una gata embarazada

La gata es la hembra del gato, un mamífero perteneciente a la familia de los felinos que cuenta con una gran capacidad reproductiva.

Si tu gata quedó embarazada, los primeros síntomas que podrás notar, sin necesidad de recurrir al veterinario, son los siguientes:

  • Pezones hinchados.
  • Pezones rosados.
  • Vagina hinchada.

Luego, a partir del primer mes de embarazo podrás observar el abultamiento de la barriga que irá creciendo con rapidez hasta hacerse evidentemente notorio.

A partir de este momento es oportuno que la lleves al veterinario para los chequeos de rutina y seguimiento hasta el parto.

Es primordial conocer que, además de los síntomas físicos, descritos con anterioridad, tu gata sufrirá de los siguientes cambios de comportamiento:

  • Comerá abundantemente.
  • Buscará la tranquilidad y el reposo en un lugar cómodo.
  • Te ofrecerá cariño y afecto al máximo.

A partir del primer mes, cambiará los hábitos y empezará a comer menos progresivamente.

En la última etapa, se mostrará más arisca contigo o con otras mascotas. En estos momentos, tu gata necesitará de tu comprensión, por tal motivo, respeta su espacio para que ella pueda afrontar con calma y serenidad los lapsos del parto.

Diagnostica tu mismo si tu gata está embarazada

¿Cómo saber si mi gata está embarazada sin ir al veterinario?

La manera más sencilla de saber si tu gata está embarazada es por medio de los kits de diagnóstico rápidos que sirven para detectar relaxina en orina.

La relaxina es una hormona que produce la placenta de la gata cuando está embarazada.

Este tipo de test sirve para detectar el embarazo a las pocas semanas de gestación. Es económico y fácil de usar.

Hasta ahora, sólo existe un estudio sobre este tipo de test, motivo por el cual, se necesitan más estudios para poder validar una prueba de embarazo rápido en gatas.

¿Cómo saber de cuánto está embarazada mi gata?

Saber con exactitud el tiempo que lleva de embarazo tu gata no es tan fácil. Se hace muy difícil determinar el momento exacto de la fecundación y, adicionalmente, tampoco hay signos visibles que te puedan ayudar.

Existen ciertos signos físicos tales como el aumento de las mamas, los pezones rosados y la vagina hinchada que te podrían ayudar a detectar el embarazo en tu gata.

Lo más sensato es recurrir al veterinario quien le practicará una ecografía abdominal que permita confirmar el embarazo y, dependiendo del tamaño de los gatitos, determinar las semanas de gestación.

Entre otros métodos que puede practicar el veterinario se encuentra la palpación y las pruebas de laboratorio o aplicar pruebas de embarazo especiales para gatas.

¿Cómo asegurarte de si tu gata está en celo?

La gata alcanza su madurez sexual entre los 6 y los 9 meses. Suele tener varios celos durante la temporada de verano, dependiendo del tipo de gata, de su edad, de su estado de salud y del medio ambiente.

El primer celo dependerá de varios factores:

  • Cuando alcanza el 80% de su peso, es decir, entre 2,3 y 2,5 kilos
  • Dependiendo de la fecha de nacimiento de la gata, podría entrar en celo a los cuatro meses o al año. Esto se debe a que prefieren la primavera para embarazarse, época de más luz, asegurándole a sus crías el alimento. Esta situación ocurre mucho con las gatitas que permanecen en las calles.
  • Las gatas de pelo largo retardan su entrada en celo. Lo contrario ocurre con las de pelo corto.

Las gatas, por lo general, tienen varios celos seguidos desde la primavera hasta el otoño.

Las caseras, con buena alimentación y luz, llegan a tener diversos celos durante todo el año.

Para que una gata entre en celo se deben dar dos condiciones: Estimulación vaginal o cópula.

Su ciclo reproductivo consta de 4 fases:

  • Poestro: con una duración de 3 días. Durante esta fase la gata atrae al macho, pero aún no lo acepta. Tiende a arañarlo y gruñirle.
  • Estro: dura entre 2 y 6 días. En este momento, es cuando acepta al macho y puede embarazarse, pero si no hay monta, no habrá ovulación. Si se encuentra en un lugar con más de 12 horas de luz diaria, consigue entrar en celo de nuevo, de lo contrario no lo hará.
  • Anestro: es una fase de inacción ovárica. Habrá que esperar de 3 a 4 meses más para que entre en celo.
  • Interestro: es el tiempo que dura la gata entre dos ciclos de celos que, por lo general, son 7 días.

Hay gatas que pueden presentar falsos embarazos que duran entre 24 y 45 días, esto se debe a una ovulación espontánea. En todo caso, no suele mostrar cambios de comportamiento ni producir leche.

Puedes reconocer si tu gata está en celo cuando:

  • Se comporta cariñosamente con las personas y otros gatos.
  • Emite maullidos desesperados y molestos que sirven para llamar a los gatos.
  • Busca tu atención revolcándose en el suelo.
  • Cuando la acaricias, arquea la espalda y levanta la cola para mostrarte la vulva.
  • Orina frecuentemente para atraer al macho.

Durante la etapa de celo lo más seguro es que te encuentres abrumada de tantos maullidos. Intenta sobrellevar este momento difícil siguiendo estos consejos:

  • Como quiere llamar la atención, asegúrate de cepillarla y acariciarla con mayor frecuencia de lo normal.
  • Utiliza una manta de calor o una bolsa de agua caliente envuelta en un paño, para que se tranquilice.
  • No emplees amoníaco para realizar la limpieza de su espacio, este producto le recordará el olor a orina.

Si no te quieres exponer a criar con tu gatita, lo mejor es esterilizarla, así evitarás las camadas no deseadas.

Muchas veces habrás escuchado que las gatas necesitan embarazarse al menos una vez en la vida para evitar tumores o infecciones en el útero.

Nada más lejos de la realidad. Tu gata no requiere de embarazos para ser esterilizada.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.