¿Cómo saber cómo está Colocado el Bebé?

El embarazo es una de las mejores experiencias que puede tener una mujer, es emocionante sentir que se lleva una pequeña vida dentro, y la ilusión aumenta más con el paso de los meses. Sin embargo, para que el bebé pueda nacer de manera segura, es necesario que este se posicione de manera correcta.

Al acercarse el momento del parto los bebés se colocan en posición cefálica, es decir, con su cabeza sobre la pelvis de su madre. Pero en algunos casos no adoptan dicha posición, complicando un poco más el proceso de nacimiento. Por eso, muchas madres se preguntan: ¿Cómo saber si el bebé está en posición cefálica? o ¿Qué pasa si el bebé no está colocado? En este artículo se responderán estas y otras preguntas.

MADRE CON BEBE COLOCADO

¿Cómo saber si está Colocado el Bebé para nacer?

Durante todo el tiempo que el feto se encuentra dentro del útero de su madre adopta muchas posiciones, pero es importante que se coloque en posición cefálica antes de atravesar el canal de parto.

Al hecho de que el bebé esté en posición cefálica justo antes de nacer también se le conoce como “encajamiento”. Y desde el punto de vista médico, un bebé está encajado cuando la parte más grande de su cabeza (que generalmente mide unos 9,5 a 10 cm) ha entrado en la pelvis de la madre. Para ello el médico palpa un poco el canal de parto, de esta manera puede determinar si la cabeza del feto está fija y no se mueve.

El 95% de los bebés suelen adoptar la posición cefálica al nacer. Por eso, esta es considerada como la posición más natural, debido que la coronilla de la cabeza del bebé abre el paso para que el resto del cuerpo atraviese el canal de parto, facilitando de esta manera su expulsión.

¿Dónde se sienten las pataditas del Bebé cuando está encajado?

embarazada siente pataditas

Cuando el bebé está encajado o adopta la posición cefálica, la barriga de la madre desciende y se inclina hacia adelante. Por lo tanto, se reduce la presión en el diafragma y estomago de la madre. Pero a la vez, aumenta la sensación de presión en la vejiga y la pelvis.

En ocasiones la misma madre puede notar cuando su bebé está encajado, pues siente que el bebé presiona la parte superior de su útero, produciendo en ocasiones sensación de punzadas. Esta sensación también es conocida como pataditas. Estas se sienten de esta forma si el bebé está en posición cefálica, pero si el bebé esta de nalgas la sensación de pataditas se sentirá bajo las costillas.

¿Qué pasa si no está Colocado el Bebé?

Es posible que para el momento del parto un bebé no se haya colocado en posición cefálica. Aunque no existe una razón definida que explique por qué esto sucede, existen ciertos factores que dificultan que el bebé pueda colocarse, entre estas se encuentran las siguientes:

  • Cordón umbilical corto
  • Embarazo múltiple
  • Líquido amniótico muy abundante
  • Útero anormal

Estos son algunos de los factores que pueden complicar el encajamiento de la cabeza del bebé en la pelvis de su madre. Si esto no sucede es posible que el bebé se encuentre en posición transversal o de nalgas. En estos casos el proceso de parto se hace más lento y doloroso, por eso la opción más segura para que el bebé pueda nacer bien es la cesárea.

Existen casos de madres que han podido dar a luz a sus hijos en posición podálica o de nalgas, pero esto solo puede llevarse a cabo cuando la madre ha tenido partos anteriormente, debido que la zona pélvica suele ser mucho más ancha.

Si tu bebé no está bien colocado puedes probar ejercicios y posiciones que lo ayuden a encajarse bien. También es beneficioso nadar haciendo braseo o por poner música cerca de la barriga con la intensión de atraer la atención del bebé hacia la zona de la pelvis. Los masajes también son una medida muy efectiva para mejorar la posición de bebé.

¿En qué semana se Coloca el Bebé hacia abajo?

El encajamiento del bebé suele darse durante las últimas semanas de embarazo. Sucede generalmente después de las 34 semanas. Aunque también es posible que se coloque horas antes de que empiece el trabajo de parto. Por eso, no hay razón para que la madre se estrese si se acerca el momento del parto y aún el bebé no se ha colocado.

Una de las razones que tiene la madre para mantenerse relajada y tranquila es saber que su médico siempre se esforzará por cuidar de su salud y la de su bebé. Si para el día del parto el bebé sigue mal colocado, el médico evaluará si la madre presenta las condiciones óptimas para un parto natural o si, en todo caso, pudiese ser mejor que el bebé naciera por cesárea.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.