Cómo saber qué proteína tomar

Las proteínas cuentan con diversas presentaciones para complementar los beneficios del ejercicio. Aquellas fabricadas en polvo, facilitan al músculo obtener aminoácidos de recuperación y reconstrucción después del ejercicio.

Lo visto en comerciales, no son más que patrañas. Consumir proteínas te puede ofrecer lo necesario, pero el ejercicio es el intensivo para obtener músculo. Rutinas de entrenamiento habituales, junto a la aplicación de fuerza (como pesas).

Cómo saber qué proteína tomar
Cómo saber qué proteína tomar

En primer lugar, tienes a personas capacitadas para consultar qué proteína es la más conveniente para tu sistema. Los nutricionistas, con especialidad en deporte, son los únicos capaces de recomendar/dosificar cualquier tipo de proteína. Por otro lado, al decidirte utilizar algún suplemento, puedes considerar ciertos puntos para optar por la mejor.

Los suplementos son, en su mayoría, complementos para ingerir con bebida o comida. Tienen el punto de lo instantáneo a su favor, únicamente necesitando mezclar el producto con otro. Para cumplir con el trabajo y potenciar el ejercicio, este tipo de suplemento cuenta con ciertas velocidades. Dependiendo la cantidad de aminoácidos dentro del producto, el funcionamiento será más rápido por su calidad. Podrás ver de soya, vegana, caseína, suero de leche, carne y otras combinaciones.

Si no tienes dinero suficiente para consultar a un profesional, puedes continuar leyendo para elegir el suplemento que más te convenga. Debes estar seguro de la vida que llevas, además de la necesidad que desees cubrir.

¿Qué proteína es la adecuada para mí?

No existe “la proteína” estándar adecuada para todos los organismos. Cada fórmula es particular, así como sus reacciones para evolucionar el sistema, en apoyo con el ejercicio. No obstante, puedes fijarte en una serie de pasos para saber cuál es la adecuada para tu sistema y objetivos.

Comienza por verificar que la marca del suplemento que tengas en la mira, sea verídica. Los laboratorios, sean conocidos o no, deben estar registrados. Fíjate en los ingredientes de composición antes de comprar cualquier proteína. Entre las más vendidas, figuran la soya junto al suero de leche, pero existen 3 tipos:

  1. Hidrolizado
  2. Concentrado
  3. Aislado

Si la proteína tiene colorantes naturales como canela u otros, es especialmente beneficioso su uso.

Para identificar un suplemento de buena calidad al instante, puedes fijarte en la textura. La calidad indudable se nota en lo sencillo que es mezclarla y disolverla, lo ligero de su peso. Después de probarla durante las primeras veces, la proteína te permite recuperarte con más facilidad del ejercicio, que no usándolas.

¿Qué deseo obtener al consumir proteína?

Si tengo una manera sencilla de cómo saber qué proteína debo tomar, es teniendo claro el objetivo que deseo lograr con el consumo. Conocer tu cuerpo (somatotipo, cuerpo y genética) es de vital importancia. Invertir en el suplemento más costoso o con la marca más sonada, podría no funcionar si no identificas personalmente tus necesidades.

Empieza por los alimentos en casa. Recuerda el origen de la proteína. Hace de complemento o suplemento sobre aquellos carbohidratos y demás, que no conseguimos con facilidad en las porciones adecuadas de los alimentos. Definitivamente no puede reemplazar en totalidad la cesta básica de alimentos. Si deseas aumentar masa, deshacerte de grasa, mantener el peso actual o cualquier otra razón, debes saberlo para conocer tu tipo de proteína ideal.

Los deportistas, por ejemplo, consumen un tipo de proteína particular para mantener masa muscular y peso (sin embargo, depende el área deportiva donde desempeña). Tienes batidos para ganar peso, especialmente útiles para personas sin tiempo o ganas de ingerir muchos alimentos (no recomendado para personas con buen apetito, si aumentar de peso no es lo buscado). Luego de saber esto, ya puedes conocer los tipos de suplementos.

Tipos de proteínas

Dependiendo el objetivo que te apetezca conseguir, están las clases de proteínas en el mercado. Con sabores u otros componentes, los beneficios varían por la cantidad de cada ingrediente en la fórmula del producto. Recuerda, cualquier tipo de proteína que adquieras, debe ser creada por un laboratorio certificado y legal.

Cómo saber qué proteína tomar
Cómo saber qué proteína tomar

Whey o suero de leche

Reina entre las proteínas, el suero de leche es muy conocido por amantes de los suplementos. Es creada con proteínas extraídas al suero en lácteos, siendo parte de las más compradas. Tiene un incrementado valor biológico, por lo sencillo de su absorción en el organismo. Es mejor ingerirlos luego o mientras se realizan ejercicios, otorgando a nuestro cuerpo la herramienta de recuperación requerida.

Tienes para elegir de proteína concentrada o aisladas, como también las hidrolizadas. Se diferencian por la forma de filtrar el suero, siendo de mayor o menor pureza en sus propiedades proteicas. Mientras la concentrada y aislada ofrecen buen suero láctico, la última opción es totalmente limpia.

Suplemento de huevo

Llamada también albúmina, es consumida como batido. El organismo la detecta con increíble capacidad, gracias a su buen valor biológico. Es parte de las más conocidas, después del suero de leche. Proporciona al cuerpo la cantidad necesaria de aminoácidos diarios, facilitando la recuperación pronta de los músculos. Puede ser consumido a lo largo del día o durante las comidas, gracias a la liberación secuencial de sus propiedades.

Caseína

Su liberación es lenta, aunque no por ello menos efectiva. Se fabrica con leche, pero su proceso es más pausado. Lo recomendable es tomarla durante cualquier hora del día, sin acompañarla con alimentos. Es perfecta si tienes pensado no comer a alguna hora, nutrirá la masa muscular y te mantendrá con energía suficiente para cumplir las tareas del día.

Liberación secuencial

Mezcla otros tipos de suplementos, como la proteína de leche o caseína. Cada producto cuenta con su propia secuencia de liberación en sangre y organismo, potenciando este tipo de proteína al juntarlos. El objetivo es obtener una fórmula muy potente, tanto con mejor absorción como aminoácidos. No es necesario tener un horario para ingerirla, puedes hacerlo mientras realizas otras tareas, para mantener el cuerpo con energía. Es mayormente usada como potenciador para complementar las comidas.

Suplemento de carne

Similares a la proteína Whey, excepto que carece de lactosa en su fabricación. Se marca como el producto ideal para individuos con intolerancia a la lactosa. Es absorbida con rapidez por el cuerpo, debe ser consumida mientras realizas rutinas de ejercicio o al terminarlas.

Vegetales

Buscaremos en nuestra cocina, hasta obtener la combinación idónea para lograr el resultado de los suplementos. Igual que las anteriores opciones, se trata de un batido, aunque con proteínas vegetales. Usa soja, cáñamo, arroz o guisantes para crearla. Es el tipo de proteína favorito entre los veganos o vegetarianos. A pesar de prescindir de otros ingredientes, tienen un importante valor biológico, agregando los aminoácidos necesarios en el día a día.

Suplemento en polvo

Presentaciones en polvo, son utilizadas principalmente en platillos. Los batidos proteicos tienen las mismas propiedades que recetas preparadas con polvo, aunque comerlo resulte una imagen más deliciosa comparada con solo beberlo. Algunas recetas para preparar con proteínas son:

  • Galletas de chocolate
  • Tortitas con calabacín
  • Tiramisú de pocas calorías
  • Tarta de queso en casa
  • Tortitas de plátano veganas

¿Cuáles son las proteínas más usadas?

Entre los conocedores sobre mercancía de esta categoría, las proteínas fabricadas como soya y suero de leche son las más consumidas. Todo corre por cuenta de los aminoácidos que contienen (muy completos), junto a la veloz absorción. Perfecta para las personas que desean incrementar su masa muscular o mantenerla, entre otras ventajas. El consumo es sencillo: previo o luego del ejercicio.

Fórmulas vegetarianas, de carne o las conocidas mezclas de suplemento, aunque de buen rendimiento, tienden a absorber con lentitud. En general, no indica que sea un mal producto. Funciona con particularidad en personas con una distinta rutina de entrenamiento. Un ejemplo serían las personas que entrenan de noche y consumen caseína, alimentan al músculo para garantizar su recuperación después.

Aunque elijas el tipo de suplemento que deseas consumir, debes evaluar si porta carbohidratos o no en sus ingredientes. Los productos más naturales suelen prescindirlos, considerando la moda del “aumento de peso” que significan los carbohidratos actualmente. No continúes con el pensamiento errado, los carbohidratos son los encargados de facilitar el camino a los aminoácidos para llegar hasta su destino. Por sí solos no trabajarían bien, pero juntos hace una combinación maravillosa.

¿Consumir un suplemento con aminoácidos, sin carbohidratos?

Cuando afortunadamente hallas tu producto ideal en sabor y función, pero su fórmula no contiene los carbohidratos requeridos, no es necesario deshacerte de ella. Opta por ingerir lo faltante en algún alimento adicional.

Basta de creer en esos falsos mitos del gran peso que representan los carbohidratos, cuando en realidad tienen la importante función de aportar energía tanto para el ejercicio como para el transcurso del día.

Cómo saber qué proteína tomar
Cómo saber qué proteína tomar

Beneficios de consumir suplementos

Aportando al cuerpo ciertos aminoácidos faltantes, este tipo de proteínas reparan con lo esencial nuestros tejidos musculares, trabajando de complemento junto a las rutinas de ejercicio.

Las presentaciones de suplementos comercializadas en la actualidad, son de consumo sencillo, solo requiriendo mezclarlos con otras bebidas. Cuando realizas actividades deportivas donde es necesario una resistencia alta, este producto evita la pérdida en demasía de la masa muscular.

Nuestra síntesis proteica recibe leucina por su consumo, ayudando al organismo. El estado de los músculos puede notar mejorías por la glutamina. Funciona como bebida energética, elevando el nivel de glucemia. Sacia parte del apetitito para ayudarte a disminuir las cantidades de comida que ingieres. Cuando usas este producto para aumentar masa muscular, mantienes tu peso actual a salvo.

¿Cuándo consumirlas?

Al no recibir las requeridas porciones de carbohidratos y aminoácidos, es un deber reponerlas de alguna manera. El complemento alimenticio es ese aliado ideal para conseguirlo de manera deliciosa. Es un producto con posibilidad de uso para cualquier individuo, especialmente si realiza actividades deportivas diarias.

Comprar más para ingerir, afecta la funcionalidad. Lo recomendado por nutricionistas, es consumir porciones mínimas durante el día, sin exceder el límite de dos porciones con tamaño normal.

Un mal pensamiento respecto a las proteínas, es la necesidad de practicar fuertes rutinas de ejercicio para conseguir incrementar el músculo y usar lo ingerido. Diversas actividades que realizamos con normalidad durante el día, implican tanto esfuerzo físico como desgaste muscular. Aquellos que realicen carreras con frecuencia o planes sencillos de ejercicio, pueden aprovechar las proteínas.

Estudios realizados respecto a los suplementos, arrojaron el promedio consumido de alimento: menor cantidad era ingerida en horas matutinas, siendo un mayor porcentaje en hora vespertina. Al ingerir más comida durante el desayuno en lugar de la cena, puedes reducir los antojos a lo largo del día. Las proteínas son otra manera de contener los antojos entre comidas.

¿Cuánta proteína es necesaria?

Se estima un 10% o 30% necesario de calorías al día, con origen proteico. Si son requeridas 2.000 calorías, una porción de 200 a 700 debería salir en total de proteínas. En gramos, está expresada de 50 a 175 gramos. Tenemos recomendada cierta cantidad para todos los días, evitando deficiencias de energía en adultos sedentarios, de 0.8 gramos por cada kilo de peso.

Deportistas deben consumir mayor cantidad de proteína, gracias a lo quemado durante sus rutinas de ejercicio. Para ellos, se calcula de 1.1 a 1.5 gramos por kilogramo de peso corporal. La cantidad va en aumento con levantadores de pesas o ciclistas, figurando con 1.2 o 1.7 gramos por kilo. Con este tipo de cálculo en particular, se demuestra lo necesario de asistir al nutricionista especializado.

¿Dónde adquirir proteína?

Cómo saber la cantidad de proteínas que necesito
Cómo saber la cantidad de proteínas que necesito

Existen tiendas dedicadas a vender productos fitness exclusivamente, donde tendrás la seguridad de encontrar productos con calidad comprobable. Procura adquirir los suplementos en lugares confiables.

Sitios como bazares o mercados, pueden tener marcas de estos mismos productos, pero nada te garantiza que realmente sean originales. Cuando adquieres estos artículos con usos tan específicos, la calidad lo es todo para su efectividad.

El riesgo de consumir proteína

Durante el día es necesario tener energía para usar. Las proteínas son esa fuente de energía necesaria, fortaleciendo la masa muscular a su paso. Sin embargo, es imposible que actúe por sí sola. Necesita apoyo de rutinas físicas para el buen funcionamiento del suplemento.

No obstante, es necesario reconocer el riesgo que implica el consumo de proteína en exceso o mal ingerido. Así como facilita el crecimiento del músculo, también aumenta el lípido presente en sangre, afectando personas sensibles a enfermedades cardiacas. Se crea un total de grasa alto, además del porcentaje saturado por proteína. Significa un riesgo en individuos propensos a enfermedades renales.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.